martes, 3 de marzo de 2009

Pensaste, mentiste, ¿Y tu corazón?


Hoy desperté varias veces en la madrugada, con ese sin sabor de la ausencia, con los puños un poco apretados y pensando en ti, soñaba con un lugar lleno de nieve, tu y yo solos, diablos creo que eso es parte de la realidad, sabes pensé que siempre me quedaría a tu lado, que todo lo que decías era verdad, que las cosas que me decías y eso que prometías si venia desde el fondo de tu corazón, ese corazón que alguna vez dividiste sin saber mucho de eso hasta hace poco tiempo

Sabes no te culpo del todo, yo también fui un tonto, perdí miles de oportunidades para poder irme de aquí y estar mas cerca de ti, lo único que jamas te perdonare son tus mentiras, eres mitomana y eso jamas se te va a quitar, tienes tan poco corazón que yo hice que el mio funcionara de las dos partes, tienes tan poca cabeza que no pudiste disfrazar tus mentiras, que jamas tuviste el tiempo para pensar en lo que tu realmente querías, ahora me das lastima, saber que tu vida sera así siempre, llena de mentiras, de promesas incumplidas, de lágrimas cada que te digan tus errores, pero al final tengo algo que te hace muchisima falta y creo que jamas lo tendrás, me sobra corazón eso que a ti te hace falta o que lo dejaste perdido con alguno de tus amores furtivos, que pena si yo fuera tu pensaría donde deje el corazón, por que ahora traes un hueco en el pecho que con nada lo llenas.

Bueno pero aun así pienso en ti, en lo que debería haber sido, esta vez no diré hubiera, por que se que vas a leer esto y para cuando llegues a esta parte, sabrás que no me podrás decir el hubiera no existe, pero debería haber sido suena mejor y te quedas con las ganas de responderme.

//Mientes tan mal, que perdí la cuenta ya de tus mentiras//

2 comentarios:

oNDSKa FLiCKa dijo...

Mas allá de las mentiras y falsedades, mas allá de los daños hechos, debe quedarte la satisfacción de haber vivido, experimentado y sentido todo ese amor.

Lástima por la gente que no ejercita sus emociones...

Besos

Gustavo dijo...

hace tiempo que no venía por aquí. Sí, las mentiras son frustrantes y a la larga duelen, luego no hay mas remedio que aceptar el dolor de la realidad que se nos impone con toda su ironía a veces. Será que en realidad nos estamos mintiendo a nosotros mismos?...me quedo reflexionando... Un abrazo fuerte y adelante!